AGUA

Ríos, gargantas, fuentes, acequias, estanques, lagos, niebla, a veces nieve… La Vera es agua en todas sus formas rompiendo el tópico de la Extremadura seca y convirtiéndose en un vergel donde frutales, hortalizas y verduras crecen exuberantes y el ganado disfruta de pastos verdes en trasterminancias, una trashumancia corta de monte a valle.

Para beber, para regar, para pescar, para bañarse en sus pozas, para descender sus barrancos, navegar sus remansos, pasear por sus orillas… el agua se puede disfrutar todo el año, unas veces más calmada y otras capaz de hacer rodar moles de roca.

Si cierras los ojos la escucharás constantemente, respira hondo, relájate y disfruta del viaje.

Karl Hirte

Novelista alemán, viajero incansable, pastor vocacional y enamorado de la Vera y sus senderos

All author posts
Escribir un comentario